De todo un poco sobre toda nuestra biografía nacional-Curiosidades, Misterios, Sexualidad, Salud, Marketing, tecnología y mas...

S.O.S Venezuela

S.O.S Venezuela

Gana dólares por compartir enlaces en las redes sociales

pesadillas y males de la noche

Es un mal sueño que produce fuertes sensaciones de miedo, terror, angustia o ansiedad.

Causas
Las pesadillas generalmente comienzan antes de los 10 años y casi siempre se consideran una parte normal de la infancia. Tienden a ser más comunes en las niñas que en los niños. Las pesadillas pueden desencadenarse por hechos aparentemente rutinarios, como iniciar estudios en un nuevo colegio, hacer un viaje o una enfermedad leve en uno de los padres.




Las pesadillas pueden continuar hasta la edad adulta. Pueden ser sólo una forma que nuestro cerebro tiene de hacer frente a las tensiones y temores de la vida cotidiana. Una o más pesadillas durante un breve período de tiempo pueden ser causadas por:

Un hecho importante de la vida, como la pérdida de un ser querido o un acontecimiento traumático.
Aumento del estrés en el hogar o el trabajo.
Las pesadillas se pueden desencadenar por:

Un nuevo fármaco recetado por el médico
Abstinencia del alcohol de manera abrupta
Tomar demasiado alcohol 
Comer justo antes de ir a la cama
Drogas ilícitas
Enfermedad con fiebre
Medicamentos o ayudas para dormir de venta libre
Suspensión de ciertos fármacos como somníferos o narcóticos para el dolor
Las pesadillas repetitivas también pueden ser un signo de:

Trastornos de la respiración durante el sueño (apnea del sueño)
Trastorno por estrés postraumático (TEPT), que puede ocurrir después de haber visto o experimentado un acontecimiento traumático que implicó una amenaza de muerte o lesión
Trastornos de ansiedad o depresión más graves
Trastorno del sueño (por ejemplo, narcolepsia o  trastorno de terror nocturno) 
Cuidados en el hogar
El estrés es una parte normal de la vida. En pequeñas cantidades, es bueno. Puede motivarlo a uno y ayudarle a lograr más, pero demasiado estrés puede ser perjudicial.

Si está bajo estrés, solicite apoyo de amigos y de parientes. Hablar sobre lo que está pasando realmente por su cabeza puede ayudar.

Otros consejos abarcan:

Seguir una rutina de acondicionamiento físico regular, con ejercicios aeróbicos si es posible. De esta manera, usted descubrirá que puede llegar a conciliar el sueño de una forma más rápida, tener un sueño más profundo y despertar sintiéndose más renovado.
Reducir la cafeína y el alcohol.
Sacar más tiempo para los intereses y pasatiempos personales.
Ensayar con técnicas de relajación, como fantasías guiadas, escuchar música, practicar yoga o meditación. Con algo de práctica, estas técnicas pueden ayudarle a reducir el estrés.
Escuche al cuerpo cuando le diga que disminuya la velocidad o que tome un descanso.
Practique una buena higiene del sueño. Acuéstese a la misma hora todas las noches y despiértese a la misma hora cada mañana. Evite el uso prolongado de tranquilizantes, al igual que la cafeína y otros estimulantes.

Temores nocturnos, pesadillas y otros males de la noche
Muchas veces hemos pasado una mala noche con nuestros hijos: se despiertan asustados, tienen pesadillas o simplemente llevan un buen tiempo pasándose a nuestra cama. Preguntamos a los amigos y las opiniones van desde aconsejar dejarle la puerta cerrada aunque llore, hasta los que resignadamente han comprado una cama más grande. El sueño tiene sus etapas de desarrollo y sufre con frecuencia alteraciones. Conozcámoslas, todos tenemos derecho a dormir bien!!



Trastornos psicológicos del sueño

Descripción de los trastornos del sueño en la infancia y su manejo, incluyendo problemas al acostarse, despertar a medianoche, terrores nocturnos, pesadillas, sonambulismo, insomnio e hipersomnia.

Insomnio infantil por hábitos incorrectos

Artículo escrito por el mismo autor de "Duérmete niño", plantea la necesidad y la forma de enseñar a los niños a conciliar el sueño por sí solos.


Etapas del desarrollo: cuánto duermen los niños

Durante los tres primeros meses de vida, el bebé funciona con ciclos de alrededor de tres horas, necesita alimentarse, evacuar y dormir frecuentemente; se calcula que los bebés pequeños duermen en promedio 16 horas por día. Durante el primer mes la distribución de sueño y vigilia es similar en la noche y el día; hacia el segundo mes se profundiza el sueño de la noche haciéndose más largo. Alrededor de los 7 meses aparece el sueño profundo y se incrementan las fases de sueño nocturno no interrumpido; al año el niño duerme de 12 a 14 horas por día y realiza dos siestas. Entre el año y el año y medio suprimen la siesta de la mañana, la siesta después de almuerzo se puede mantener hasta los cuatro años.

Estos son parámetros generales, a algunos niños puede costarles más adecuar su ritmo de sueño-vigilia. Los niños entre los cuatro y los doce años deberían tener patrones de sueño similares al adulto, con un promedio de 10 horas de sueño, sin siestas. Muchos autores describen una alteración del sueño en los adolescentes, que se manifiesta con mayor somnolencia por un aumento de la actividad cotidiana y por los cambios que pueden ocurrir los fines de semana en que trasnochan. Es importante permitirles dormir más si se han dormido más tarde, pero recuerde que el sueño "no se recupera", por lo que muchas veces una larga siesta diurna puede aumentar las dificultades de conciliar el sueño por la noche.


Trastornos del sueño

Clasificamos los trastornos del sueño tres categorías: las disomnias, las parasomnias y las alteraciones ligadas a afecciones médicas y neuropsiquiátricas, que dificultan la mantención del sueño, como la enuresis, epilepsias y trastornos gástricos, entre otros.

Las disomnias incluyen los trastornos caracterizados por la dificultad para iniciar o mantener el sueño (insomnio) o por un sueño excesivo (hipersomnia). Las parasomnias son las conductas que se introducen en el proceso de sueño como el sonambulismo, los terrores nocturnos, las pesadillas o el bruxismo (apretar los dientes y hacerlos rechinar). Los trastornos del sueño son frecuentes entre los dos y los cinco años, coincidiendo con la etapa en que los niños pueden fantasear e imaginar todo tipo de monstruos y peligros que acechan en la oscuridad.

En el caso del sonambulismo, hablamos de conductas que pueden ser desde las más simples hasta las más complejas, como vestirse completamente. El niño está durmiendo y no recuerda al día siguiente lo que hizo; no es fácil despertarlo, pero tampoco es necesario, ya que lo único que requiere es ser reconducido a su cama, para evitar golpes. Es un mito que no se le puede despertar; el sonambulismo es considerado una alteración benigna que desaparece solo hacia la adolescencia.

En el caso del terror nocturno, el niño se despierta con un grito que generalmente asusta a los padres. Aunque no lo parezca, el niño está dormido; en ese caso, no intente que lo reconozca o que le explique nada, suele pasar en minutos, sólo es importante cuidar que no se golpee o caiga de la cama. Al otro día no recordará nada. Esta alteración también suele pasar en la adolescencia. Si el niño tiene miedo, lo recuerda al día siguiente y reacciona con la presencia de los padres, puede ser una forma de llamar la atención. En ese caso es necesario ver las variables psicológicas que podrían incidir.

Las pesadillas se producen en la segunda mitad de la noche, los niños pueden explicar lo que "vieron" o sintieron. Es importante asegurarles que no es real y, si es necesario, en los niños más pequeños, "inventar algún conjuro mágico" para que no se repita. Si las pesadillas son frecuentes pueden estar reflejando angustia por algún fenómeno externo; en ese caso es necesario procurar que durante el día el niño esté tranquilo y se sienta protegido por sus padres.

Finalmente, los bruxismos también están asociados a ansiedad; si se dan con otros síntomas como comer demasiado, irritabilidad o miedos durante el día, pueden reflejar un trastorno de ansiedad que es necesario tratar. Si sólo es el rechinar de dientes habría que procurar que las piezas dentales no se dañen; en algunos casos es necesario una prótesis y observar qué situaciones del día podrían estar aumentando la ansiedad en el niño.



Fuentes:

http://www.nlm.nih.gov

http://www.educarchile.cl/
Etiqueta: Misterios
0 Comentarios a "pesadillas y males de la noche"

Back To Top